-

Seminario Internacional 2019

 AFICHE AUSPICIOS final 1-01 Ram CV  unnamed-7

 

XIII SEMINARIO INTERNACIONAL DEL CIEC  

PSICOANÁLISIS EN TIEMPO REAL 

Urgencias   Inercias  Precipitaciones  

 

Invitado: RAM MANDIL

 

Córdoba, 26 y 27 de abril de 2019

 

Un nuevo Seminario Internacional está en marcha. Su propuesta epistémica va enlazada a la clínica psicoanalítica y a la decisión política de introducir una lectura minuciosa del malestar social. Hoy extraemos el tema del tiempo, en sus bordes difíciles con la vida actual, dado que se convirtió en un valor de cambio del discurso hipermoderno. El fuerte impacto del time is money,empuja a la exigencia de satisfacción en lo inmediato y va en detrimento del tiempo que procuraría un lugar al deseo. Bajo el paradigma de su optimización, que incluye gestionarlo con eficacia, nos hemos convertido en empresarios del tiempo.

 

¿Qué lectura hacemos de cómo incide esto en los modos de vida? La práctica analítica permite constatar efectos de agobio, cansancio y falta de alegría de vivir, no sólo en los adultos; también los niños y adolescentes hoy sufren de “falta de tiempo”. Stress o surmenageson los nombres que algunas esferas de la biopolítica dan a estos fenómenos de agotamiento. Desde el psicoanálisis leemos los efectos de aceleración y dispersión provocados por la continuidad sin corte del goce. Las precipitaciones en las manías, euforias y ansiedades tienen como contrapunto otros fenómenos clínicos que aparecen en forma de estancamientos, suspensiones e inercias. Cara y contracara de temporalidades marcadas por el dominio y el ascenso del objeto ay su instalación como plus de gozar ansiógeno, que se apoya en el Uno solo, sin Otro. 

  

La indicación de Miller es precisa: hay que ubicarse en el ojo del tifón –el lugar central y más sereno de los vientos huracanados– para no quedar hipnotizados por la inercia de los tiempos que corren. Sólo desde ahí será posible modular un compás de espera con sujetos inmersos en la precipitación temporal de esta cultura hiperactiva, caracterizada por el “todo junto, todo al mismo tiempo”[1]. El sujeto hiperactivo que quiere escapar a la ley del tiempo, taponando cualquier pérdida. Disperso en sistemas de goces múltiples, ramificaciones permanentes, con objetos y gadgetsque prometen un goce inmediato. ¿De qué nos serviremos, uno por uno, para producir una escansión en ese tiempo que es el de “un instante que gira aceleradamente sobre sí mismo”[2]? Hiperactividad y déficit de atención son problemas paradigmáticos de un mundo con esta relación a un tiempo sin pasado, ni futuro.  

  

En el vínculo social los movimientos espontáneos,sin historia, sin pasado, se inscriben como una forma de respuesta a las crisis, a las urgencias sociales. Un grito colectivo contra un Otro que deja sin lugar y sin tiempo, un intento del sujeto por recuperarse en su desaparición, al captarse como pura pérdida; son intentos desesperados de escribir algo nuevo[3].

 

El artificio del tiempo, es decir su métrica, permite fijar coordenadas necesarias al lazo social y la convivencia. Sin embargo, para el discurso analítico, estas coordenadas son además libidinales. En ese sentido afirmamos que no se trata únicamente de la sucesión lineal, sino que ésta es interceptada por el tiempo de la retroacción, produciendo discontinuidades que se experimentan a veces como un “todo se detiene, se inmoviliza”. ¿A partir de qué momento, por ejemplo, ubicamos un antes y un después en la vida? ¿Cuándo cambió todo? Estos interrogantes no son menores a la hora de delimitar las urgencias subjetivas.

 

El uso del tiempo en psicoanálisis constituye uno de los principios de la Orientación Lacaniana por lo real, empeño que ocupó a Lacan hasta el final de su enseñanza. ¿Cuál es esa ética del tiempo de las sesiones analíticas? ¿Cómo trabajamos con las inercias de las instituciones de salud, judiciales, de educación, que a su vez exigen brevedad y éxito? Responder con apuro no sería conveniente, pero sí contamos con la prisa y la sorpresa, dos elementos intrínsecos al inconsciente, y por ende a la condición del psicoanalista, para hacer objeción al tiempo de la civilización. La sesión lacaniana con el instrumento del corte de sesión, crea un instante, un momento no homogéneo al resto del tiempo, “un lapso de tiempo con un suplemento de infinito”[4]. Un psicoanalista se forma para dar lugar a las temporalidades subjetivas, a ese tiempo que ex–siste al del reloj, por eso decimos que el apuro no es buena compañía en la formación del practicante. Pero ¿cómo interfieren la hiperactividad y la dispersión del mercado en esos trayectos de formación?

 

El tiempo nos atraviesa, nos interroga, está en el corazón mismo de nuestra existencia, sin embargo es difícil apresar su misterio. Borges, de manera exquisita concluye en su refutación con un alegato que señala esa relación paradojal: “El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego”[5]. Aporta así su modo singular de decir que la dimensión del tiempo no puede separarse del cuerpo libidinal, de su erótica. O lo que sería lo mismo: no hay verdad previa, tampoco un para siempre. 

 

La posición de Freud ante el tiempo, puesta de manifiesto en la exhortación a su amigo, cuando le pide que no reste ningún valor a lo vivido por su carácter transitorio o fugaz[6], ¿será la clave que le permitió sorprender la morosidad de los síntomas con la fugacidad del inconsciente? Finura exquisita que mantiene toda su vigencia. Creemos que ese es el núcleo discreto por el cual el psicoanálisis da muestras de su permanencia y eficacia en este siglo XXI. Un psicoanálisis en tiempo real, en los tiempos del inconsciente real.  

 

Decididamente este nuevo Seminario Internacional será una apuesta a restituir al tiempo, al de cada uno,  algo de su misterio y su imprevisto. Se trata de un tiempo de re-invención. 

 

Con prisa entonces, los invitamos a darnos esta pausa!

  

Comisión de Enseñanzas: 

 

Silvia Perassi (coordinadora) 

Beatriz Gregoret - Natalí Ivanier - Carolina Ferrieres - María Paula Guzmán - Fernando Tarragó – Lourdes Marini 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Ansermet, F. Todo junto, todo al mismo tiempo. Recuperado el 7-09-2018 de http://www.nel-mexico.org/articulos/seccion/radar/edicion/81/451

 

Bassols, M. (s.f.). Tiempo y goce.Recuperado el 23 de 07 de 2018, de Bassols, M. “Tiempo y goce”.http://psicoanalisislacaniano.blogspot.com/2007/07/tiempo-y-goce.html?m=1

 

Borges, J. L. (1942). Funes el memorioso. En Ficciones(págs. 123-135). Barcelona: Penguin Random House, 2016.

 

Borges, J. L. (1944). La secta del fénix. En Ficciones(págs. 201-207). Barcelona: Penguin Random House, 2016.

 

Borges, J. L. (1946). Nueva refutación del tiempo. En Otras inquisiciones(págs. 209-229). Buenos Aires: Emecé Editores, 2005.

 

Freud, S. (1916[1915]). La transitoriedad. En Obras completas. Volumen 14(págs. 305-312). Buenos Aires: Amorrortu, 1992.

 

Lacan, J. (1945). El tiempo lógico y el aserto de certidumbre anticipada. Un nuevo sofisma. En Escritos I(págs. 187-203). Méjico: Paidós. 1997.

 

Lacan, J. (1977-78). Seminario 25. El momento de concluir.inédito.

 

Laurent, E. (2016). El reverso de la biopolítica.Buenos Aires: Grama.

 

Laurent, E. El sentimiento delirante de la vida.Buenos Aires: Colección Diva.

 

Mandil, R. (2001). Tiempo y acto analítico. El Caldero de la Escuela N° 84, pp. 63-68.

 

Miller, J.-A. (1993). Desarrollo y estructura en la dirección de la cura.Buenos Aires: Atuel.

 

Miller, J.-A. (2013). El ultimísimo Lacan.Buenos Aires: Paidós. Cap. VII Un-cuerpo. Cap. XII Momento de concluir. Cap. XVII: Elaboración sobre el tiempo.

 

Miller, J.-A. (2000). La erótica del tiempo y otros textos.Buenos Aires: Tres Haches, 2003.

 

Miller, J.-A. (1999-2000). Los usos del lapso.Buenos Aires: Paidós, 2004.

 

Miller, J.-A. (2007). Todo el mundo es loco.Buenos Aires: Paidós. 2015. Cap. I: Los tiempos que corren.

 

Miller, J.-A. y. (2000). Investigación sobre la temporalidad del inconsciente. En Acerca del sujeto supuesto saber(págs. 11-78). Buenos Aires: Paidós.

 



[1]Ansermet, F. Todo junto, todo al mismo tiempo.

[2]Idem.

[3]Laurent, E. El reverso de la biopolítica, p. 254-255.

[4]Miller, J.-A. La erótica del tiempo, p. 30.  

[5]Borges, J. L. “Nueva refutación del tiempo”, p. 229. 

[6]Freud, S. “La transitoriedad”, p. 309.

 

ARANCELES final-02  
  

Reseña ¡EN VIVO! Departamentos y Programas en Tiempo Realhttps://static.xx.fbcdn.net/images/emoji.php/v9/tb5/2/16/23f0.png"); background-repeat: no-repeat no-repeat;">⏰

El jueves 15 de Noviembre pudimos constatar, en vivo y en tiempo real, cómo la comunidad del CIEC Centro de Investigación y Estudios Clínicosse pone a trabajar en vías del XIII Seminario Internacional del CIEC - Psicoanálisis en Tiempo Real Sin el apuro ni la inercia de los tiempos que corren, sino con la sinergia que produce cada Seminario respecto de las investigaciones.

Beatriz Eugenia Gregoret -por el Área de Enseñanzas- dio el puntapié inicial de la conversación, con una referencia preciosa de J.-A. Miller que permite apresar un sentido de la imagen del afiche: la jaula del sinthome, esa en la que cada uno se encuentra entrampado y en torno a la cual gira un análisis.

Luego, escuchamos las intervenciones de los Departamentos y Programas, que situaron tres interesantes perspectivas del rechazo o del no querer saber nada del tiempo: el horror temporis, el horror al acto y el horror vacui; también se conversó en torno a las relaciones del tiempo con el amor y la ilusión de lo eterno; el empleo de la homofonía y el equívoco para cortar la linealidad del goce-sentido. Nos quedamos con este interrogante: ¿Podemos pensar el “todo junto, todo al mismo tiempo” como reverso del horror temporis?

En un segundo momento, despejamos el valor de mercancía que se le da al tiempo en el contexto del capitalismo y el muy distinto uso que propone el psicoanálisis, donde el tiempo para comprender es necesario para pescar el sentido de un síntoma, y donde también nos servimos de otro tiempo, el del instante, el del tiempo real y el tiempo singular del otium, casi vedados por esta civilización. Una pregunta atravesó estas intervenciones: ¿Qué analista en los tiempos que corren?

Con la puntuación final de Sonia Mankoff, nos despedimos no sin quedarnos con abrochamientos e interrogantes que seguramente causarán a continuar con las elaboraciones hacia el Seminario.

¡Los esperamos en el próximo EN VIVO!


Área de Enseñanzas

1542854988234 

 
 Primera Instantánea: Alvaro Stella (Presidente del Ciec) IMG 0651  Con las palabras de Álvaro Stella damos inicio a una serie de aportes de los analistas de la AMP  a este tiempo preliminar al XIII Seminario Internacional del CIEC.  Enlace para ver la entrevista. https://www.youtube.com/watch?v=w3mQkSLGYUA

Segunda Instantánea: Angelina Harari (Presidenta de la AMP)
IMG 0657En esta Instantánea Angelina Harari, presidenta de la AMP, nos da una pista de cómo piensa la posición del analista en los tiempos que corren, y una orientación sobre lo que implica el "Año Cero" como significante que marca una escansión temporal. Imperdible!! Enlace para ver la entrevista:   https://youtu.be/uZYHYSAYhQM  Tercera Instantánea:  Marie-Hélène Brousse
IMG 1206

  

En esta instantánea Marie-Hélène Brousse habla del tiempo como una noción crucial para el Psicoanálisis. Hoy la duración de un análisis entra en oposición con la inmediatez y la rapidez de la civilización, con una temporalidad que le es propia: la serie de sesiones, la repetición y… lo inesperado, la sorpresa.    

 

Enlace para ver la entrevista: https://youtu.be/OYjnV7XlI2I--

 


Cuarta Intantánea: Gabriela Grinbaum

 

IMG 1207

  

Gabriela Grinbaum nos habla de cómo interfiere en la formación de los jóvenes la experiencia del tiempo. Sitúa que frente a la hiper oferta del mercado, un efecto es la procastinación. Ante esto, la apuesta del Psicoanálisis: "no ser cómplices de esa procastinación" y, por medio del acto del analista, apuntar a provocar.

  

Enlace para ver la entrevista: https://youtu.be/UorLpG4DWbs

 

Quinta Intantánea: Eric Laurent

IMG 2926

 

Para ver la entrevista a Eric Laurent ingresa a: https://youtu.be/vHSp8R3gRsU

 

Sexta Intantánea:.Guy Briole

 

IMG 3164

Para ver la entrevista click aqui: https://youtu.be/DhpDYiGANc0

 

Entrevista a Lucrecia Martel

IMG 3163

Para ver la entrevista haga click aqui: https://youtu.be/A4Nx5anYC54

 

Intantáneas Escritas.

 

Estela-Carrera

 esqu

marta-1marta-2

 

mariana

 

pilar

 carolina-cordoba

 dargenton

 

Dra. Blanca González Daveloza

Responsable del Programa de Mediación Penal Juvenil de la SENAF

Blanca gonzales

  Trabajamos con adolescentes que han cometido diferentes tipos de delitos. Son pibes en el que se juega el antes, el hoy y el después; y nuestro trabajo implica hacer lugar a esas tres secuencias temporales; qué pasó antes que terminó en un hecho grave, qué pasa hoy y qué pasará mañana porque el acuerdo de la mediación tiende a la pacificación de las relaciones a futuro.

 

En el campo jurídico la mediación ha implicado un cambio de paradigma. Su fundamento es que da la posibilidad de resolver los conflictos en menos tiempo, apelando al diálogo entre las partes y evitando las inercias propias por las que pasan los litigios una vez que ingresan al poder judicial. Desde su especialidad, la mediación penal juvenil, ¿cómo se percibe el tiempo?

 

Es difícil categorizarlo, valorarlo, cada mediación tiene su propia dinámica y formas de dimensionar el tiempo. Los elementos que las determinan son las  personalidades y características  de las partes en conflicto, más que el conflicto en sí mismo. Aún trabajando con adolescentes no se puede estandarizar la valoración que hacen del tiempo cada uno de ellos. Varían los tiempos de elaboración y racionalización sobre los hechos que determinaron el conflicto. Sabemos que en general son muy impacientes y ponerse a pensar que las situaciones tienen un proceso temporal y un desarrollo, los irrita. En algunos de ellos todavía priman las concepciones mágicas sobre lo que les acontece.

 

Trabajamos con adolescentes infractores, que han cometido diferentes tipos de delitos. Son pibes en el que se juega el antes, el hoy y el después; y nuestro trabajo implica hacer lugar a esas tres secuencias temporales; qué pasó antes queterminó en un hecho grave, qué pasa hoy y qué pasará mañana porque el acuerdo de la mediación tiende a la pacificación de las relaciones a futuro.

 

¿Qué posibilita ese tiempo que instaura la mediación?

 

Lo que da la mediación es un tiempo para pensar. El pibe tiene la obligación de pensar en lo que tiene que decir; de pensar en lo que acaban de decir los otros. El acto reflexivo es lo que determina la posibilidad de los acuerdos. Trabajamos con chicos que pasan a la acción en forma permanente y que su nivel de simbolización es bajo. Sostener una conversación, pensar en las opciones para reparar el daño ocasionado, y evaluar si van a poder cumplir el acuerdo al que lleguen, tiene costos. Las palabras posibilitan sacarle la emoción-agresión a los hechos que relatan. No en todos los casos que se requiere mediación, es posible llevarla a cabo, pero en su gran mayoría, una vez que lograron sostener el proceso y llegar a un acuerdo, lo cumplen.

 

¿La mediación acorta los tiempos de la pena?

 

Mediante Acuerdo Nº 848 serie “A”, de fecha 26 de octubre de 2017, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) fijó las pautas de derivación a mediación en el fuero Penal Juvenil. En su apartado 6° - establece que en las causas que fueron derivadas a mediación, en el caso de lograrse un acuerdo y cumplida la reparación establecida e informado al Tribunal actuante CIERRA la causa penal. En el caso de los jóvenes inimputables (los menores de edad de 16 años) SE ARCHIVA LA CAUSA. En el caso de jóvenes imputables se dará Sentencia de absolución.

 

Los niños y jóvenes que se encuentran alojados en el Complejo Esperanza se encuentran atravesados por dos instituciones muy estructuradas. El poder judicial, y La SENAF, son instituciones en donde se juegan circunstancias externas e internas (personales: prejuicios, emociones, ideologías, etc.) y políticas sobre infancia. Se juegan incertezas sobre la toma final de decisiones y sobre todo en lo que respecta a los tiempos de intervención de equipos técnicos, internaciones, etc. Estas cuestiones sumados a la convivencia en el encierro, con dinámicas en donde se juegan valores del más fuerte, más agresivo, juegos de poderes, sumado a historias familiares, algunas muy dolorosas, es explosivo. De todos modos no es el fin de la mediación acortar los tiempos de la pena. El objetivo básico de la mediación es la responsabilización de los haceres de las partes intervinientes en la construcción de un conflicto de cualquier índole, nunca el castigo. 

 


 

Alicia B. Bonetto

Directora Gral. de Educación Especial y Educación Hospitalaria

aliciabonetto

(…) podemos dar cuenta de estudiantes que de maneras singulares transitan su trayectoria educativa por fuera de las coordenadas del sistema. Ellos nos permiten visualizar tanto la cristalización de los modelos organizacionales del tiempo y espacio educativo como las nuevas oportunidades de crear y recrearlos... Está en nosotros la decisión. Es nuestro Kairos!!! 

¿Cómo se establecieron los tiempos de la jornada educativa (módulos y recreos de tiempo determinado)? 

Desde el siglo XVI el modelo organizacional acerca del tiempo y del espacio del aprendizaje ha venido impregnando los modos de organizaciónactuales, con la implementación progresiva de la escuela graduada con su organización en varias clases independientes de los alumnos –previamente clasificados en función de su edad y su nivel de conocimiento– y que aún constituye uno de los rasgos básicos –estructurales– de los sistemas educativos actuales. Su modalidad más característica es el calendario y los cuadros de horarios y actividades. 

Si bien el tiempo escolar es reglado, ya en sí mismo es una construcción cultural y pedagógica y no sólo una estructura a completar, refleja determinados supuestos psicopedagógicos que van diseñando la cultura escolar. 

Un tiempo que mantiene determinadas relaciones con otros tiempos sociales y que condiciona o es condicionado por ritmos de la vida social. 

Esos tiempos ¿se condicen con los tiempos de aprendizaje de los niños y los tiempos de enseñanza de los docentes? 

Las coordenadas culturales van variando con el tiempo y de igual modo los productos culturales, creados en un espacio cultural, también sufren el desgaste del tiempo (chronos). Por otro lado, las nuevas infancias con sus intereses interpelan acerca de la oportunidad (Kairos) de que el trabajo escolar convierta sus modos organizacionales en diálogo intercultural con lo que las nuevas infancias consideran como auténtica cultura. La Resolución del Consejo Federal de Educación N° 174/12 tiene en cuenta estas dimensiones del tiempo. La misma entiende a las trayectorias educativas reales como aquellas que dan muestra de los modos heterogéneos variables y contingentes en que los niños y niñas transitan su escolarización por oposición a las trayectorias teóricas únicas y homogéneas. 

En tal sentido, el Principio de Inclusión en sus artículos 22, 23 y 24,  hace referencia a la Unidad Pedagógica como fortalecimiento de las políticas públicas de enseñanza, en especial de la alfabetización inicial, con las consideraciones en relación al tiempo de enseñanza y al tiempo de aprendizaje, no ajeno a las realidades socioculturales para fortalecer la continuidad de las trayectorias y respetar la singularidad de los procesos de cada alumno/a a realizar en su aprendizaje. A partir de nuestra experiencia, como modalidad transversal al sistema educativo, podemos dar cuenta de estudiantes que de maneras singulares transitan su trayectoria educativa por fuera de las coordenadas del sistema. Ellos nos permiten visualizar tanto la cristalización de los modelos organizacionales del tiempo y espacio educativo como las nuevas oportunidades de crear y recrearlos... Está en nosotros la decisión. Es nuestro Kairos!!! 

¿Cuándo se genera una urgencia en el ámbito educativo? ¿De quién es la urgencia? ¿Con qué dispositivos cuenta la institución educativa para afrontar dichas urgencias?

En la institución escolar abordamos la urgencia: 

• Desde la cotidianeidad, donde el acto educativo se aborda desde el acontecimiento en sí mismo, donde las coordenadas de tiempo y espacio están a pleno. Educación como hecho histórico social y que no sería igual para todos. 

• Desde las políticas públicas; con metas generales y de allí a las prioridades pedagógicas. 

Lo que el gobierno de la jurisdicción focaliza como Prioridad está en el orden de la urgencia en la escuela. El Ministerio de Educación de la provincia ha seleccionado como prioridades en su plan de intervención estratégico: A) Mayor tiempo en la escuela en situación de aprendizaje B) Mejora en los aprendizajes de Lengua, Matemática y Ciencias C) Buen clima institucional que favorezca los procesos de enseñanza y aprendizaje D) Más confianza en las posibilidades de aprendizaje de los estudiantes. 

La institución educativa cuenta con múltiples y variados dispositivos, algunos más procedimentales, otros de carácter material, otros más simbólicos. Dichos dispositivos están atravesados por tres dimensiones en simultaneidad: 

Organizacional: lo administrativo del sistema, y lo que hace a la gestión escolar. 

Pedagógico: organización de la dinámica escolar, la distribución de los tiempos y espacios, la enseñanza-los aprendizajes, la evaluación... 

Comunitario: las familias y sus demandas y expectativas, las redes con otras instituciones en concurrencia de políticas comunes, o con otras instituciones de la comunidad como por ejemplo ONG. 

Algunos de ellos son: el dispositivo de la jornada extendida, los centros de actividades juveniles, Centro de actividades infantiles, Equipos profesionales de acompañamiento educativo, Equipos de atención a la diversidad, programa provincial de Convivencia escolar, programa El Barrilete, dispositivos escolares (Sedes en el interior de la provincia) para niña/os y adolescentes en situación de enfermedad y muchos otros. Casi todos ellos entran en conflicto tensionando los núcleos duros del sistema escolar con los tiempos subjetivos, los tiempos comunes, los tiempos sociales. 


 

Dr. Andrés Rossetti

Especialista en Derecho Constitucional y en Derechos Humanos

rosetti

 

Los códigos no son lo mismo que el derecho (…) Los códigos, como regla en tanto ley escrita, llegan con retraso. La realidad es mucho más dinámica que las leyes y éstas suelen ir detrás (…) el derecho siempre está vinculado con lo ideológico, con el poder, con la economía, con la moral, con las relaciones internacionales. Entonces, a veces vienen [las leyes] antes [de los cambios sociales] para dominar, para sojuzgar, para oprimir.

 

¡Qué piensa usted sobre los tiempos de la justicia? ¿Es “lenta” como socialmente se dice? ¿O hay algo inherente a lo jurídico que necesita tiempos prolongados?

Me parece importante definir qué se entiende por “justicia”. En efecto, se puede considerar que es el accionar de los tribunales y sus causas judiciales – creo que es a lo que apunta la pregunta – y entonces la respuesta es, con seguridad, afirmativa, porque efectivamente las causas tardan mucho, incluso los procesos más rápidos (amparo, habeas corpus, etc). Aclaro que es un “problema” denominar con el término “justicia” al poder judicial. La justicia, el valor “justicia” – que creo que no es a lo que apunta la pregunta -  es otro campo diferente. Y aquí el “si” en la respuesta es aún más contundente, porque basta ver la sociedad que tenemos, los niveles de injusticia epistémica y desigualdad estructural para visualizar que el cambio posible para lograr una sociedad (mundial y local) justa, o al menos “no injusta” no solo que sería lento (si se intentase) sino que no se está produciendo. Y cambiar esto sí requiere mucho tiempo. De todos modos, las dos cuestiones son reversibles, hasta diría “fácilmente” reversibles. Pero para hacerlo se requiere voluntad: ¿la hay? Las dos son decisiones del poder. Puede afirmarse que la lentitud, ahora ya concentrándonos en la primera esfera, la de las causas, es, a veces, deseada, sea por culpa o negligencia, por voluntad o dolo, ya que no se hacen las reformas que se tendrían que hacer para que los procesos duren mucho menos, más allá que deben respetarse, por cierto, las garantías constitucionales, que necesitan un tiempo mínimo de duración de un proceso. Los que deciden, los poderes públicos, fácticos, a veces no quieren que ciertas cosas sean más rápidas… por intereses económicos, de poder, de dominación o de otros tipos.

Lo jurídico, a su vez, siempre algún tiempo necesita, no hay dudas. No podés hacer un planteo y resolver en un segundo, necesitás un debido proceso legal, una fundamentación. Pero una cosa es que necesite tiempo y otra cosa es que sea lenta.

Los códigos Civil y Penal ¿reflejan los cambios sociales que se suceden en el tiempo?

Los códigos no son lo mismo que el derecho. Hay una tendencia a unificar ley con derecho y son cosas diferentes.

Los códigos, como regla en tanto ley escrita, llegan generalmente con retraso. La realidad es mucho más dinámica que las leyes y éstas suelen ir detrás. Los códigos regulan relaciones problemáticas,  por dar un ejemplo la maternidad subrogada, que son situaciones que se van dando y surgiendo con el avance científico. Entonces, al menos en estos casos,  el código llega después.

Pero también depende de cómo se usan los códigos, para qué se dictan y cuál es su fin. Porque los códigos entran en el “interjuego” con el derecho. Nos han hecho creer que el derecho es siempre “bueno” y que sirve para mejorar la convivencia social, para facilitar la cooperación… y muchísimas veces efectivamente es así. La norma en sentido general cumple muchas veces ese fin: por ejemplo, en esta calle estos autos van por la derecha y estos otros no: eso facilita la convivencia, sino sería un caos el tráfico. Casi podemos decir que no hay un condimento ideológico en esta regulación. Pero, en cambio, el derecho casi siempre está vinculado con lo ideológico, con el poder, con la economía, con la moral, con las relaciones internacionales. Entonces, a veces aparecen reglamentaciones que se dictan con antelación para dominar, para sojuzgar, para oprimir. Los códigos y las leyes también juegan esta lógica, por lo que depende de quién está en el poder, quien maneja el poder y cómo lo maneja. Estoy diciendo “el poder” como una cosa única y no es así, hay un montón de pujas, pero es obvio que no es lo mismo un gobierno que otro, unos más conservadores, otros más progresistas. La ley puede venir antes para impedir ciertas cuestiones basadas en supuestos religiosos, morales, económicos. Cuando llegan después es cuando se enfrentan a situaciones que han desbordado y que quieren empezar a regular. Por ejemplo la ley de matrimonio igualitario, fuimos el noveno país en el mundo que la sacamos. En algún sentido llegó rápido, pero sin embargo es insólito haber estado el tiempo que estuvimos sin esa ley.

¿Hay cuestiones jurídicas que no cambian a pesar de los tiempos?

Pregunta difícil. Lo que creo es que el derecho cambia siempre, porque la realidad cambia siempre, aún cuando digas “no, hay algunos valores que no cambian, por ejemplo la dignidad humana”, pero el concepto de la dignidad humana va cambiando segundo a segundo y de sociedad en sociedad, de caso en caso, de lugar en lugar.

Lo que no cambia demasiado es qué es lo jurídico, cuál es el rol y la función de lo jurídico y eso se vincula con la pregunta anterior. Entender que lo jurídico es un instrumento del poder, y del que tiene poder. El poder, se supone, lo puede tener el pueblo, aunque casi siempre lo tienen mayoritariamente los ultra poderosos.

 

En algunas cuestiones el derecho va perdiendo poder. Hoy se habla del derecho transnacional, que ya no es el internacional ni el nacional, y que se mueve por transacciones económicas. Estas realidades condicionan los acuerdos de voluntades supuestamente libres de los Estados, que son los que generan lo que mayoritariamente se conoce como “derecho”, que sin embargo se supone que son “soberanos”. Sin embargo, en realidad, la capacidad de autonomía y voluntad es más formal que real, máxime en el caso de los Estados débiles, ya que si no acordás, no te dan un crédito, por ejemplo, o aspectos incluso mucho más problemáticos como la realización de embargos, sanciones, o cosas por el estilo.

 

La pregunta es ¿cómo surge el derecho? ¿qué es primero, la política y el poder o el derecho? Es primero la política y el poder que hacen el derecho. Pero después están las pujas de poder, y ahí aparece el derecho que regula. Siempre hay una ida y vuelta constante. Antes las decisiones las tomaba el más fuerte que dominaba mediante el golpe o incluso el asesinato. Pero cuando se acuerda que hay una autoridad, el presidente, los jueces designados, la capacidad de tomar decisiones queda delegada en estos sujetos. ¿Pero son ellos los que realmente toman las decisiones? ¿Cuánta capacidad tiene el presidente de decidir? ¿O es el Fondo Monetario, la Sociedad Rural, la Unión Industrial Argentina, la CGT, la Iglesia Católica los que influyen o determinan las decisiones? Son muchos “poderes” en puja y según cuál y cómo sea el gobierno (y su poder) le hace más caso a uno o a otro. En base a ello serán las diferentes decisiones que se tomen y que van a favorecer a uno o a otro sector de la sociedad. Entonces el derecho, una vez que existe busca regular la política, pero la política sigue “luchando” porque el oprimido, lógicamente,  busca dejar de ser oprimido y el opresor suele buscar mantener sus privilegios y, por tanto, continuar oprimiendo, seguir dominando.