Enseñanzas Prog. Frontera

La protocolización de la medicina, es parte de lo que Eric Laurent nombra como la ilusión del cientificismo, ¿es que será posible algún día "calcular todo" acerca de la actividad humana? este impulso omnipotente de tratar de objetivar el comportamiento de los sujetos, a que todo sea previsible o cuantificable, hoy nos convoca mas que nunca.

Jacques Lacan nos advertía que las herramientas estadísticas se transforman en significantes puros y tontos. En el campo de la medicina esta utopía se consuma en lo que Eric Laurent nos trasmite en estas siglas MBE como "la medicina basada en la evidencia". A partir de lo que vamos recorriendo en nuestros Encuentros Clínicos, podemos decir que en Psicoanálisis no hay transmisión posible sin una implicación subjetiva en el saber que se enuncia.

La palabra protocolo es de reciente aparición, el seguimiento estricto del protocolo permite obtener cero faltas, sin embargo no representa el protocolo un adelanto en el saber médico. Actualmente asistimos a una deriva del discurso de la ciencia en la que sus progresos en muchos campos supone un abandono progresivo de la clínica.

A partir de nuestros Encuentro Clínicos le proponemos al colega médico la posibilidad de presentar aquello que va en la dirección opuesta al protocolo, en lo que hace a la diferencia del "a todos por igual", es en nuestro espacio donde lo imprevisto encuentra un lugar a ser escuchado, para que se desmarque de esa universalidad a la que intenta la práctica médica y el mercado.

Marta Goldenberg

Tercer Encuentro Clínico

21 de agosto a las 19 hs. Auditorio del CIEC (27 de abril 929 4° "B").

Actividad arancelada.

El Dr. Jorge WAITMAN presentará un caso: " El fracaso de un detective en un caso de diabetes." Médico Especialista en Medicina Interna y Diabetología Jefe del Servicio de Diabetología del Hospital Córdoba. Director de la Carrera de Diabetología, Graduados en Ciencias de la Salud, FCM, UNC. Comenta el caso: Adriana Laion, Miembro de la AMP- y de la EOL- Directora del CIEC.

Informes: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Seminario de Estudios Lacanianos

"Otras. Mujeres de Lacan"

 

 

Reseña Clase 13 de nov.:

 

I La propuesta es tomar un puñado de aforismos extraídos de la clase Hacia un significante nuevo dictada por Jaques Lacan (clase del Seminario 24 publicada en Colofón Boletín de Fibol, 2005, nro. 25), al modo de la tradición literaria y filosófica de por ejemplo Baltasar Gracián  y Friedrich Nietzsche, en cuanto a la contundencia del dicho que se hace oír de un golpe, delimitando así un horizonte de trabajo. El aforismo es dicho primero y en Lacan se lo puede pensar del lado de la jaculatoria, como modo propio de la escritura en los místicos. En algún sentido lo aforístico diferenciado de lo enciclopédico en cuanto a la transmisión, encuentra en la clínica un correlato en el caso del hombre de las ratas, donde spielratte cae como aluvión de lalengua, aforizando el destino del sujeto en un oráculo que le llega del Otro. Lacan, maestro del aforismo, provoca con sus enunciados un efecto de perplejidad, compeliendo a aquel que en posición de lector se deja capturar por su estilo a buscar una salida para semejante situación desplegando la cita, lo que implica siempre una conquista, y los efectos se miden en sus repercusiones topológicas (por ejemplo, lo que se trajina en el descifre del texto, incide en la práctica clínica).

 

Los cuatro aforismos* en su forma condensada son: 1-      El psicoanálisis es quizá una estafa 2-      Uno es más o menos culpable de lo real 3-      No hay verdad sobre lo real 4-      Una práctica sin valor, esto es lo que se trataría de instituir

 

II La exposición toma un punto de la Tesis doctoral del joven Lacan en que se exhibe detalladamente el cuadro descrito Ernest Kretschmer como delirio de relación de los sensitivos, donde se desliza una particularidad del grupo: la amargura que se experimenta a causa de la propia inutilidad.  Desprendiéndolo de la minuciosa semiología, Lacan usa la referencia clásica y la tuerce hacia la singularidad. En la distinción extensión/intensión, el caso es dado como una clase de extensión única. La definición extensional es del orden de hecho; en la extensión encontramos los elementos que se relacionan a la intensión, orden de derecho. La subversión lacaniana plantea un vacío en la intensión respecto a qué es un analista: no se puede saber de antemano, pero, de hecho, hay. Cada tanto, un elemento de la extensión se relaciona con la intensión, lo que vale para un único elemento (extensión única), traduciendo en sí un valor de uso.

 

Del mismo modo se entiende el sinthome. En el caso logrado de un análisis, donde se produce una mutación del goce, el paciente inventa un valor de uso para su síntoma, lo que se puede definir en un plano cuantitativo como menos dolor y más satisfacción. Torciendo la cita robada a Kretschmer, es la satisfacción ante la propia inutilidad. Es por ello que el psicoanálisis es una práctica sin valor (aforismo cuatro)

 

III A partir del comentario del capítulo El talento y el fantasma de la inutilidad, incluido en el libro La cultura del nuevo capitalismo del sociólogo Richard Sennett, se sigue trabajando sobre una idea: cómo se traduce en términos de valor de cambio un valor de uso.

 

Se empalma de esta manera con Sutilezas analíticas de J.A.Miller, en cuanto a la mutación de goce, como manera de entender el análisis, connotando no un franqueamiento o una superación: hay una mutación en términos cuantitativo. En lugar de disrupción, continuidad: un más y un menos respecto al sufrimiento, pues con el sinthome, no hay desciframiento, sino la mutación del goce que ocurre en la positividad del mismo; el menos no es así una falta, sino que se lo lee en positivo.

 

IV Fin de la penúltima clase.

 

  ------------------

 

*Los aforismos, versión extendida: i. El psicoanálisis es quizá una estafa, pero no es cualquiera — es una estafa que cae justo en relación a lo que es el significante, o sea algo muy especial, que tiene efectos de sentido…Es por eso que el psicoanálisis es una cosa seria, y que no es absurdo decir que puede deslizarse en la estafa. ii. Contrariamente a lo que se dice, no hay verdad sobre lo real, puesto que lo real se perfila como excluyendo el sentido. iii. La palabra real tiene ella misma un sentido, e incluso yo he jugado en su momento al respecto evocando el eco de la palabra reus, que en latín quiere decir culpable — uno es más o menos culpable de lo real. iv. Pero se puede decir que la economía funda el valor. ¡Y bien! una práctica sin valor, esto es lo que se trataría de instituir para nosotros.

 

25-9

Nueva clase del Seminario de Estudios Lacanianos, Otras. Las mujeres de Lacan. La exposición toma el sintagma lalegua de la transferencia, extraída del programa de investigación La Psicosis Ordinaria, más precisamente del artículo expuesto por Fabienne Henry, el que aporta, desde la lógica del bricoler que anima al seminario, una nueva escansión en la lectura de la Tesis de Doctorado del joven psiquiatra Jaques Lacan acerca de la psicosis paranoica y del caso de Aimée.

Lalengua, hecha de cualquier cosa, comporta un funcionamiento privado, por fuera del Otro del código, de términos estándar, es equivalente a lo que Lacan señala en Aimée como la ideología de la paciente, a la que da lugar, como una oferta que da forma a la demanda, de manera tal que el despliegue de los términos en juego sienten las condiciones de enganche transferencial.

Un segundo momento, con la transferencia operando, habilita la posibilidad del valor de uso para la misma, en un uso extendido, previo vaciamiento del goce solipsista que lalengua acarrea por definición.

Condición de esto es la posibilidad de captación de quien escucha del material del paciente, en su carácter singularísimo, fruto aluvionar del malentendido y la homofonía.

Una mostración de la manera en que se presenta en su forma más pura (es decir, alucinada), la da Schreber en varios pasajes de sus Memorias, donde aparece la plétora de alusiones interrumpidas y la lengua fundamental, como el modo en que se impone lalengua de un modo virulento y la degradación, por medio de los pájaros parlantes¸ a muletillas insensatas, producto del sistemático trabajo de una red de homofonías (más efectiva que cualquier etimología), con la que apacigua el goce mortificante al que se entrega, en un evidente viraje a un valor de uso de aquello que se precipita masivo e indescifrable.

Aimée, como la enamorada de las palabras, se sirve de la sugestión sonora en su escritura, seducida por un diccionario explorado al azar, en la elección de términos preciosista, lo que Lacan define como la taracea mental de su estilo, en algún sentido, un saber hacer con lalengua, cuyo aislamiento requiere de un sutil tacto clínico.

Se propone, finalmente, un tercer momento, el valor de cambio, como reinscripción posible del lazo social en su máximo de extensión.

Continúa el seminario su marcha imprevisible, reacomodando el equipaje con cada nuevo precursor que se suma en el camino.

 

Enseñanzas del Programa

La protocolización de la medicina, es parte de lo que Eric Laurent nombra como la ilusión del cientificismo, ¿es que será posible algún día "calcular todo" acerca de la actividad humana? este impulso omnipotente de tratar de objetivar el comportamiento de los sujetos, a que todo sea previsible o cuantificable, hoy nos convoca mas que nunca.

Jacques Lacan nos advertía que las herramientas estadísticas se transforman en significantes puros y tontos. En el campo de la medicina esta utopía se consuma en lo que Eric Laurent nos trasmite en estas siglas MBE como "la medicina basada en la evidencia". A partir de lo que vamos recorriendo en nuestros Encuentros Clínicos, podemos decir que en Psicoanálisis no hay transmisión posible sin una implicación subjetiva en el saber que se enuncia.

La palabra protocolo es de reciente aparición, el seguimiento estricto del protocolo permite obtener cero faltas, sin embargo no representa el protocolo un adelanto en el saber médico. Actualmente asistimos a una deriva del discurso de la ciencia en la que sus progresos en muchos campos supone un abandono progresivo de la clínica.

A partir de nuestros Encuentro Clínicos le proponemos al colega médico la posibilidad de presentar aquello que va en la dirección opuesta al protocolo, en lo que hace a la diferencia del "a todos por igual", es en nuestro espacio donde lo imprevisto encuentra un lugar a ser escuchado, para que se desmarque de esa universalidad a la que intenta la práctica médica y el mercado.

Marta Goldenberg

Tercer Encuentro Clínico

21 de agosto a las 19 hs. Auditorio del CIEC (27 de abril 929 4° "B").

Actividad arancelada.

El Dr. Jorge WAITMAN presentará un caso: " El fracaso de un detective en un caso de diabetes." Médico Especialista en Medicina Interna y Diabetología Jefe del Servicio de Diabetología del Hospital Córdoba. Director de la Carrera de Diabetología, Graduados en Ciencias de la Salud, FCM, UNC. Comenta el caso: Adriana Laion, Miembro de la AMP- y de la EOL- Directora del CIEC.

Informes: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.