-

Renovación de autoridades del CIEC

Renovacion de Autoridades del CIEC. Discurso de la Directora saliente periodo 2015-2017. Sonia Mankoff.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Discurso Directora saliente

Sonia Mankof

 

A cielo abierto

Buenas noches, hoy es un día importante para nosotros, para el instituto, ya que renovamos las autoridades por los próximos tres años.

Es difícil evaluar tan cerquita de los hechos, pero quisiera decir algunas palabras respecto de lo que me parece se destacó del trabajo de cada Área de gestión, y también algo del nudo de funcionamiento del CIEC.

Les voy a dar algunos números: El CIEC tiene 145 adherentes, trabajamos en esta gestión 45 personas, distribuidas en seis Áreas de gestión más el Área Clínica.

Cada responsable de Área eligió los colegas con quienes trabajar y para la última asamblea anual de la Fundación CIEC, ellos realizaron una evaluación de la gestión Área por Área, estos informes fueron presentados al Consejo de Administración de la Fundación.

Como puede evidenciarse, el nudo en la Fundación en el CIEC es diferente que en la Escuela. Uno de los miembros del Consejo de Administración, su presidente, es también el presidente del Comité de Orientación del CIEC, por ejemplo. La fundación CIEC es la responsable legal del funcionamiento institucional, de su economía, de su función social, de cumplir los fines estatutarios para los que fue creada. Si bien estas consideraciones pueden tomarse desde la perspectiva de las formas institucionales, tienen su efecto real en las condiciones en las que el CIEC se inserta en la Ciudad y en los semblantes que se ponen en juego en una institución que brinda enseñanzas, atiende pacientes, organiza espacios de investigación etc., bajo el nombre del CIEC.

El Consejo de Administración delega la conducción del CIEC en el Comité de Orientación, el director también forma parte del mismo, lo que obliga a una doble función que descompleta ambos conjuntos, el de la gestión y el del CO.

La topología que el CIEC tiene para su funcionamiento y que en la editorial del Sitio nombré como, “una construcción sobre un múltiple”, tomando una frase que escuchamos en el Congreso pasado, va a favor de su crecimiento. Cada grupo de trabajo empuja, va para adelante, quiere más, aumenta el número de participantes, de publicaciones, rivaliza con los otros conjuntos… en fin el CIEC en sus veinte años ha crecido mucho y su forma múltiple tiene relación con este crecimiento.

Respecto al tamaño, considero que lo importante es su lugar, su función respecto de la Escuela, para la cual trabaja y a la que le es útil, cada vez debemos interrogarnos respecto a si el tamaño del instituto potencia o no a la Escuela, creo que esa es la variable a tener en cuenta.

La otra cara de la multiplicidad es el hacer una pequeña institución de cada espacio, por ejemplo, la idea de que si generamos tanto dinero en tal espacio tenemos derecho a usarlo nosotros. Otro ejemplo es el olvido o la molestia de articular las actividades con las comisiones de la gestión y del lado de la gestión el riesgo de cierta burocratización de las actividades en pos de administrar un conjunto de estas características.

Hemos trabajado para intentar subvertir de la buena manera estos efectos, comenzando a  subjetivar que el funcionamiento económico del CIEC es Uno, porque lo que genera cada espacio está apoyado en el nombre del CIEC, en sus gastos fijos, en la responsabilidad que la institución soporta ante cualquier riesgo legal, pero también porque el semblante del Uno, como Cristina lo nombraba ayer y que nos ayudaba a entenderlo es necesario para que el CIEC no se convierta en una multiplicidad inconsistente, en individualidades con grupos de trabajo.

Hemos iniciado una serie de conversaciones en el CO con los responsables de Dptos. y Programas, que han ayudado a enlazar esos espacios al CIEC más fuertemente, creo que nos ha faltado crear más instancias de articulación entre los distintos espacios de trabajo, y me parece que la vorágine de la gestión muchas veces nos ha apurado demasiado en las decisiones que tenían que ver con los emergentes de este real.

Les conté también en la editorial que nos valimos de un pragmatismo orientado, que contamos con la transferencia de trabajo, la confianza y el respeto por las diferencias puestos en tensión, con criterios de organización que necesariamente hacen un para todos en algunos aspectos.

 

Área por Área

Quiero esta vez nombrar a cada uno de los que trabajaron en las comisiones de las Áreas y decir algunas palabras de lo que precipitó del trabajo.

El Área Clínica su responsable Gabriela Dargenton, no creó una comisión, trabajó con los coordinadores de los ateneos clínicos y los admisores, estos últimos fueron: Jorge Agüero, Estela Carrera y Pía Liberatti. Los Coordinadores de ateneos fueron variando en estos años, pero en la actualidad son: Eugenia Molina, Gisela Smania, Hilda Vittar, y Adriana Laión que termina ahora su trabajo.

El Área Clínica atiende alrededor de 130 pacientes por mes, es un espacio sensible a la ciudad, recibe una clínica en los bordes de la marginalidad social, sujetos sueltos de los lazos, desarraigados, niños y adolescentes sin adultos responsables. El momento actual con su estallido de los lazos familiares y sociales, se verifica en la demanda al CIEC y esto puso de relieve la función de la admisión, advertidos de los límites que tenemos a la hora de recibir pacientes, derivando a los casos en los que institucionalmente no podíamos responder, pero también alojando decididamente a todos los sujetos que pueden sostener un tratamiento analítico.

Gabriela avanzó en apostar al deseo de los practicantes, apostar por eso que los hizo querer entrar al Área, esta apuesta funcionó como un tratamiento a un cierto sentido laboral o gremial que había comenzado a deslizarse en años anteriores, como cada vez que se apuesta al deseo, el resultado fue altamente satisfactorio.

En la secretaría a cargo a Silvia Perassi, trabajaron además Valeria Massara, Dalila Yurevich, Natali Ivannier, Ana Bianco, Agostina Ventre, y Julia Reznichenco.

Esta Área continuó y fortaleció el ordenamiento administrativo comenzado en gestiones anteriores, el trabajo enorme llevado adelante por ellas se plasma en los resultados superavitarios obtenidos, del que este Auditorio es un efecto tangible.

Por esta Área, como es la que administra el dinero, pasaron también muchas de las tensiones que se pusieron en acto durante estos tres años, como les decía la burocratización mínima necesaria para que una institución funcione chocó varias veces con la ebullición que late en la intimidad de cada espacio de trabajo, cada vez hemos intentado interpretar el real en juego para decidir, soportando los costos que algunas decisiones han implicado.

El Área de relaciones Institucionales tuvo como responsable a Ana Lubatti, y su comisión estuvo formada por: Mariano Ambrossino, Mario García, Eliana Llanos, Patricia Luque, Bibiana Ortolani y Virginia Gutiérrez.

Esta Área trabajó en esta gestión recogiendo una buena idea que tuvo la gestión anterior, que era que se conformara con miembros de distintas instituciones con transferencia al psicoanálisis. Trabajó realizando una investigación muy valiosa respecto al nuevo código civil e hizo existir al CIEC en cada una de las instituciones de las que procedían los integrantes, las becas otorgadas a las mismas para el Seminario Internacional (SI), provocaron que profesionales de esas instituciones vinieran por primera vez a una de nuestras actividades, evaluamos favorablemente esta apuesta.

El Área de difusión estuvo a cargo de Silvina Sanmartino, su comisión estuvo formada por: Carolina Ferrieres, Ana Vidal, Fernando Pomba, Andrea Morales, y Florencia Ré.

Esta fue un Área intensa, sensible también a las tensiones internas. Qué se difunde y cómo, cuál es el buen uso de las redes sociales ¿cómo estar a la altura de la época sin ser su homólogo? Fueron preguntas que nos pusieron en un debate intenso y fructífero.

No homogeneizar, distinguir, no ceder a la aversión por el lenguaje priorizando un bien decir, fue un desafío en el que trabajaron a destajo. También se vieron empujados a pensar cómo saber elegir los técnicos que nos acompañen en esta tarea a partir de dificultades encontradas, esas valiosas conclusiones quedan a disposición de la gestión entrante.

El Área de publicaciones a cargo de Carolina Córdoba formada por: Beatriz Gregoret, Pia Liberatti, Eugenia Leale, Josefina Elias, y Roberto Cordero, tuvo a su cargo la edición de las Grullas, algunas reediciones también, la edición del Seminario Anual y la Revista Virtual del CIEC “La Lúnula” para la cual contamos con el asesoramiento de Hilda Vittar.

La Lúnula que había venido trabajando sobre los objetos a, tenía que tomar esta vez el objeto anal, y esto se nos presentaba problemático al principio. Quiero destacar el excelente trabajo logrado en ese número y también los buenos lazos forjados con quienes colaboraron en nuestras ediciones, detalle que no me parece menor.

La Hemeroteca del CIEC a cargo de Carolina Aiassa y formada por Lorena Beloso, Alejandra Coste, Carolina Ferrieres, y Candela Méndez, produjo el Dossier del SI, en papel y por primera vez virtual, con muy buenos resultados. Debo decir que por momentos les fue difícil ubicar su función y la articulación con la BOLC, creo que quizás nos faltó una conversación más intensa para sintomatizar estas dudas y producir la respuesta que esta Hemeroteca pudiera dar a esas preguntas.

El Área de Enseñanzas tuvo como responsable a Gisela Smania y su comisión estuvo formada por: Bárbara Navarro, Jorge Castillo, Camila González, Gloria Sensi, Martin Cottone, y María Luz Quenardlle.

Los bordes del Área de enseñanzas son siempre debatibles; ¿debe tomar en cuenta solo las Enseñanzas que el CIEC imparte a través de su SI, Seminario Anual, Curso de Actualidad, PEP? ¿Debe trabajar también junto a los Dptos. y Programas en las Enseñanzas del Instituto?

Estas fueron preguntas que nos atravesaron, si debo decir que la articulación posible con los espacios de enseñanzas que posee el CIEC estuvo allanada por la disposición de Gisela, y que el trabajo mancomunado de todo el instituto para el SI, fue logrado. Su excepcional número de asistentes tuvo mucho que ver con eso. Creo que esta Área también verifica la multiplicidad del CIEC y en ese sentido cada vez habrá que moverse con ese real.

Destaco que el trabajo epistémico que el Área cada vez puso a disposición del instituto tuvo efectos en las actividades que el CIEC organizó en estos tres años.

 

Desde el CO:

También este año y a partir de una propuesta de Jose Vidal, creamos un nuevo espacio de enseñanzas que es un Seminario de Investigación sobre psicosis que será anual y que ha fortalecido nuestros lazos con uno de los Hospitales con los que el CIEC tiene convenios institucionales.

En esta gestión creamos un nuevo Programa de investigación a partir de una propuesta de Jorge Agüero, se llama “El Psicoanálisis y la civilización: incidencias”, este Programa trabaja ahora en el interior de sus investigaciones.

Un apartado para el PEP que es el nudo de las Enseñanzas de postgrado del CIEC. El PEP tiene un espacio propio forjado por años de trabajo ininterrumpidos de cada uno de los postgrados. El Postgrado de Psicoanálisis dirigido por Jorge Agüero es el único de los espacios de enseñanza del CIEC que es anterior al CIEC mismo. Su solidez, sus rasgos bien diferenciados, su gran número de asistentes dan cuenta de su lugar de referencia en la enseñanza del psicoanálisis. El NPE que coordinó Adriana Laión, tiene sus propias características, su cursado intenso, con un número limitado de alumnos, y la práctica en diferentes hospitales ofrece otra posibilidad distinta y estas diferencias fortalecen a mi juicio, la oferta del Instituto en materia de formación de postgrado.

Con el PEP trabajamos en una articulación minimalista que no empujara a unificar lo que se no se unifica y que fuera a favor de algunos puntos de convergencia que pusieran toda la sinergia del CIEC a su disposición. Considero que hemos avanzado mucho y les agradezco a los responsables de estos espacios la disposición al trabajo conjunto y el haber allanado cada vez los obstáculos que se presentaban.

Los cuatro Departamentos y tres Programas del CIEC:  con sus coordinadores, hemos trabajado en esta línea de la construcción sobre el múltiple, hemos intentado cada vez no obstaculizar el avance, las iniciativas de cada espacio, también hemos hecho existir el semblante del Uno cada vez que fue necesario. Intentamos agujerear lo que consiste por estructura, por la forma lógica en la que están pensados, por los liderazgos que alojan y que como les decía han hecho crecer al CIEC. Destaco el consentimiento que mostraron cada vez con las políticas que el CO delineó para el CIEC, si bien creo que hizo falta una mayor dedicación en la transmisión de esas políticas al interior de cada espacio.

Al CO, mis colegas, con quienes transité estos tres años les agradezco sinceramente la firmeza de su compromiso, la disposición a facilitarme la tarea, y la orientación cuando hizo falta porque patinaba en algo, me he formado con ellos, ha sido un CO intenso pero fluido.

Para finalizar quiero también destacar el trabajo de nuestras secretarias, Mariana, Lucía y hace poco Patricia para colaborar con nosotros comprometidamente en llevar adelante esta gestión.

Sabemos, como J-A, Miller nos lo enseñó que “el discurso analítico encuentra su lugar en lo inconmensurable” hace objeción a toda organización, hemos intentado dejarnos interpelar por lo que no anduvo, consentir con la irrupción del factor a como lo llama Miller, ustedes juzgarán si lo hemos logrado.

Sin duda salgo más sensible en encontrar la buena manera de hacer con lo que no encaja nunca, más advertida de los propios límites y también de los rasgos que pongo a favor de la causa a la que servimos.

A la próxima gestión mis genuinos deseos de un buen trabajo, que parece mucho, pero vale la pena, que entusiasma muchas veces, otras veces no, pero eso pasa, y están los otros para esos momentos.

Muchas gracias, ¡les quiero pedir a todos los que han trabajado en la gestión y están presentes que se pongan de pie para recibir el reconocimiento sincero al trabajo realizado!

¡¡¡Muchas gracias!!!!

 

Sonia Mankof

 

Compartir este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
consultorios