-

Renovación de autoridades del CIEC

Renovación de Autoridades del CIEC. Discurso de Roxana Chiatti. Directora entrante periodo 2018-2021.

 

 

 

 

 

 

 

 

  

  

Discurso Directora entrante

Roxana Chiatti

Queridos colegas y queridos amigos,

Es una gran alegría para mí, y por cierto un gran honor, asumir la tarea que los colegas del Comité de Orientación del CIEC - Álvaro Stella su Presidente, Ana Simonetti, Cristina Martínez y Sonia Mankoff- me han delegado: la dirección del Instituto. La confianza depositada se anuda a mi responsabilidad en haber dicho sí. Estoy muy agradecida por ello.

Mi querido CIEC al que adhiero desde sus inicios, desde su germen en el Área de Psicoanálisis del Hospital Neuropsiquiátrico donde definitivamente me encontré con el psicoanálisis de orientación lacaniana, con la Escuela, causa del deseo que me habita y que he puesto al trabajo desde entonces.

Allí también encontré a mi primer analista, que me pescó por un lapsus, también mi primer supervisor -como decíamos entonces-, y al Más Uno de mi primer cartel.

Les transmito estos mínimos datos testimoniales como muestra de que el psicoanálisis como partenaire viene para mí de la mano del CIEC.

Se pueden imaginar que con esto, sumo cierta intranquilidad que encuentra una serenidad relativa y no-toda al pensar que el “deseo es siempre un asunto de horizonte”.[1]

Este 2018 el Instituto cumple 20 años, en el mes de noviembre será casi mayor de edad. He acompañado su crecimiento siempre desde muy adentro y también haciéndolo salir.

Desde aquel memorable texto que marcaba el deseo de su nacimiento: ‘’Movimiento hacia el CIEC’’, donde han quedado situados los ejes que nombran su lugar en la Ciudad y en el Campo Freudiano a hoy, ha pasado todo este tiempo. El CIEC no ha dejado de estar en movimiento, ya no hacia sino en, desde, en ‘’un tren a toda marcha’’ -como decía Adriana Laión en su discurso de asunción- al que me he subido hace rato.

El Instituto, que inventó Jacques Alain Miller con el fin de proseguir la vía que es la de Lacan, ¿Por qué es necesario? -se pregunta él mismo-, porque el discurso analítico tiende invenciblemente a auto-destruirse. El saber supuesto, que sustenta el psicoanálisis, también lo corroe. Por eso es necesario un lugar a partir del cual el saber expuesto venga a “hacerle la barra”.[2]

Ese es nuestro Instituto, un lugar que conserva algo de atópico, que intenta ser el mismo en todas partes y donde se verifica por excelencia la transferencia de trabajo.

De mis conversaciones previas con Sonia Mankoff, quien me ha transmitido con énfasis la relación entre lo Uno y lo múltiple que habita al CIEC, marcando también con ello por dónde pasan los embrollos y también por dónde desembrollarlos,- si esa fuera una posibilidad-, me queda como resonancia el punto de lo imposible de gobernar.

Será una responsabilidad considerar en cada ocasión cómo hacer con ese real sin desmentirlo, cómo encarnar la función sin desconocer que hay lo sintomático en cada institución y que eso insiste, no cesa de no escribirse. A veces, cada tanto, algo se va escribiendo.

El modo en que el CIEC está estructurado anudará en sus instancias una orientación precisa.

Me importa mucho acompañar el trabajo de los Departamentos y Programas, ‘’sosteniendo lo que funciona y reinventando lo que convenga’’ como bien ha dicho Sonia en su discurso del 2015, razón por la cual los invito también a acompañar el movimiento del CIEC no sólo respecto de sus acontecimientos epistémicos sino también respecto de sus contingencias y avatares que nunca dejan de presentarse.

Respecto de nuestro Programa de Enseñanzas de Postgrado y sus dos cursos de referencia continua desde hace varios años, quisiera transmitir lo que Eric Laurent-nuestro asesor- me aclara en sus palabras cuando dice que el Instituto ‘’acoge los efectos de lo que producimos para tener un instrumento de verificación que nos permita evaluar de manera realista los efectos de nuestra enseñanza’’.[3]

Será muy importante entonces que en relación al PEP y a los espacios de Enseñanzas del CIEC, podamos profundizar para afinar nuestra interpretación y lectura de esos efectos.

Mi paso por las Áreas de gestión salientes me ha dejado la impresión de que ‘’eso bulle’’, que hay lo que se renueva, lo que se transforma, pero también lo que sigue, se sostiene, continúa.

Consonante con la subjetividad de la época pero también con el Uno de la referencia, eso va y viene, permite el movimiento en bucle propio de la topología de nuestra orientación.

Esto no nos priva de concluir, de decidir, de relevar, de sostener y de cambiar, las veces que fueran necesarias.

La relación al automaton, a las normas, a la burocracia, es algo que también se ha hecho escuchar. Su reducción al mínimo a favor de la contingencia y la inventiva me queda como saldo.

Entiendo que para reducir al mínimo ese funcionamiento hace falta una fuerte presencia en todos los niveles de la experiencia con el fin de sostener viva la transferencia de trabajo, agalma del Instituto.

El Instituto no es la Escuela pero trabaja para ella. Anudar fuertemente nuestra orientación hacia la formación del analista que la Escuela aloja, fundamentalmente sosteniendo sus diferencias, será nuestro norte.

Paso a contarles ahora cómo ha quedado conformado el comité de gestión 2018-2021, agradezco sinceramente a mis colegas su disposición a decir que si, y a ponerse a trabajar rápidamente con sus equipos en un pasaje de la experiencia que sabemos, es singular y de cada quien, pero que ha estado signada por lo vivo del encuentro: hemos contado con la enorme generosidad de los colegas de la gestión saliente para hacernos a la idea de lo por venir. Se los agradezco mucho.

Área de Secretaria: Noemí Vélez

Subcomisión de librería, en un work in progress hacia la conformación en Área en la gestión próxima: Camila González

Área de Enseñanzas: Silvia Perassi

Área Clínica: Claudia Lijtinstens

Área de Relaciones Institucionales: Ana Lubatti

Área de Hemeroteca: Natalia Andreini

Área de difusión: Lucia Bringas

Área de Publicaciones: Pía Liberati

Coordinadora Académica del NPE: Eugenia Molina

Mis muy queridas amigas y colegas, nos esperan tres años de trabajo, hoy es el punto de partida.

Dos Seminarios Internacionales están en el horizonte, uno ya está en marcha y me complace anunciarles a todos que contaremos con la presencia de Ram Mandil, nombrado más de una vez durante las excelentes Jornadas de la Sección Córdoba a las que asistimos recientemente. Auspiciamos un muy buen trabajo con él.

El acompañamiento de cada una de uds. me será indispensable en este camino por recorrer.

También se renueva el Comité de Orientación: Sonia Mankoff y Cristina Martínez de Bocca dejan el lugar a Marta Goldenberg y Adriana Laión que se suman hoy.

Agradezco infinitamente el trabajo de Cristina y Sonia en el Comité de Orientación y a Sonia especialmente por su difícil lugar de bisagra habiendo sostenido con los colegas de las Áreas tan viva y decididamente el trabajo de gestión del Instituto que recibo hoy: presente, ordenado, vivaz, con transferencias multiplicadas y también con sus síntomas, propio de un lugar que no es el museo sino marcado en cada rincón por una relación muy libidinal a la comunidad.

Nos deseo un muy buen trabajo a todos y ¡¡¡Que viva el CIEC!!!

 

Roxana Chiatti

 

 

 



[1] Miller, J. A., “Política Lacaniana”, Ed. Diva, pág. 103.

[3] Laurent, Eric., “¿Cómo se enseña la clínica?”. Cuadernos del ICdeBA 13.

Compartir este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
consultorios