-

Departamento de Psicoanálisis y Política: Revista Contingencia

 

Comité editorial: Silvina Sanmartino (Responsable editorial), Carolina Córdoba, Camila González Quiroga, Josefina Elías

 
Sábato: (...) La noticia cotidiana, en general, se la lleva el viento.
Lo más nuevo que hay es el diario, y lo más viejo, al día siguiente.
Borges: Claro. Nadie piensa que deba recordarse lo que está escrito en un diario.
Un diario, digo, se escribe para el olvido, deliberadamente para el olvido.
Sábato: Sería mejor publicar un periódico cada año, o cada siglo.
O cuando sucede algo verdaderamente importante...
Diálogos entre Borges y Sábato, 1976

 

La revista de Psicoanálisis y Política Contingencia, los acontecimientos de nuestro tiempo, es una publicación aperiódica del Departamento de Psicoanálisis y Política, creada en el marco del Centro de Investigación y Estudios Clínicos en el año, 2007 y forma parte de la serie de publicaciones realizadas por los diferentes Departamentos de esta Institución para la transmisión del Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana.

 

Esta revista surgió con un formato de boletín o diario, luego aparecieron tres números en formato libro y varias entregas virtuales. Es una publicación que se realiza a propósito de un hecho que tenga significación social por ser contingente, inesperado y capaz de promover un cambio discursivo o de mostrar un real en juego.

 

Al momento de definir la publicación Neolid Ceballos, su creador y Director durante ocho años, explica que no se tratará de una revista, un libro o un diario, sino que será un publicación “inclasificable” y que el propósito es “…intentar un lazo con ciertos sucesos de nuestra ciudad, también con aquellos que suceden en diferentes lugares del mundo, y analizarlos desde nuestra perspectiva psicoanalítica la que llamamos "la orientación a lo real".”

 

Un acontecimiento implica necesariamente una ruptura, una separación. Contingencia no es ajena a esto, ya que se fundó en adyacencia con ese espíritu disruptivo para interpretar un hecho y elevarlo a la categoría de acontecimiento. A su vez ha logrado poner en tensión dos significantes aparentemente discordantes entre sí, como son psicoanálisis y política, para decir un hecho de manera particular. J.-A. Miller a propósito de esta relación la señala como “íntima y escurridiza”, explica –siguiendo a Lacan– que si bien el psicoanálisis es exactamente el reverso de la política, expresa que el inconsciente es la política. La política constituye un campo discursivo capaz de reforzar las identificaciones apelando al uso de significantes, a la rectificación de los ideales y utopías, puede capturar y reducir al sujeto a las tramas identificatorias del campo de lo social; mientras que lo propio del psicoanálisis consiste en operar a la inversa.

 

Contingencia se presenta como una brújula con la cual orientarse para no quedar extraviado en las vías de sentido impuestas por el discurso Amo. Se ofrece como un instrumento pasible de lectura a partir del encuentro con un discurso que marcha a contrapelo de los imperativos de la época actual.

 

Es una publicación que en sí misma hace acontecimiento y ofrece al lector una interpretación que perfora el sentido, oponiendo a este su reverso. Ya sea virtual, libro, boletín, pasquín, se suelta de los formatos y recurre a ellos para hacer marca.

 

 


 

ULTIMA EDICION:

 

Individualismo democrático de masas. Puntos de fuga.

 

Lectura de Luis Tudanca

  

 

contingencia 2019Comenzaré mi comentario subrayando un aspecto de esta revista: el estilo.

Se trata de cinco “conferencias” que escribo entre comillas porque hace al estilo de cada una de ellas, que se traslada a la revista, sostenerse en conversaciones sobre un eje que propone cada disertante.

 

Los desarrollos son interrumpidos por preguntas, reflexiones, comentarios, puntuaciones que enriquecen el tema que se despliega.

 

Quizás un próximo número no sea sí pero este se estructura a partir de esas características y logra, cuando se la lee, un efecto con el lector que, sin darse cuenta, cae en la conversación, se precipita en ella.

 

Después están los temas, que parecen muchos, pero que se conjuntan a partir de ciertas ideas fundantes que le permiten al psicoanálisis interrogar a la política.

 

Quizás la noción de síntoma y especialmente abordada a partir de la última enseñanza de Lacan –como acontecimiento de cuerpo- tenga el privilegio de estar presente, tácita o explícitamente, en todos los desarrollos.

Silvia Sanmartino, autora de la editorial, pesca desde el vamos esa perspectiva cuando nos propone tres ejes para abordar la lectura de la revista: Biopolítica actual, es decir, cómo son tratados los cuerpos en la sociedad contemporánea, democracia, haciendo eje en el par estado de derecho-estado de excepción dicotomía que refuerza el primer eje ya que indica el pasaje de sujeto a cuerpo y finalmente la posición del psicoanálisis interrogando esos ejes.

Alvaro Stella se pregunta desde el vamos qué podemos hacer los psicoanalistas en relación a la política. Su respuesta: interpretar.

Pero no se trata de cualquier interpretación. Esta última debería estar sostenida en un saber leer, a la manera que leemos un síntoma.

Lectura del síntoma podría haber sido el subtítulo de este número de la revista.

Dicha lectura debería estar dirigida, según las circunstancias, a intervenir cada vez que se observa que en la sociedad actual “se interfiere el libre uso de la palabra y el libre uso de los cuerpos” (Página 7)

Es una lectura restringida, sí, pero a la altura de lo que podemos hacer como psicoanalistas.

La propuesta: “una lectura de una trayectoria sintomática de las idas y vueltas de la política y sus transformaciones y empujes” (Página 13)

El riesgo: ideologizar la lectura.

¿Qué le puede decir el psicoanálisis a la política? : “Hay el goce, la experiencia de goce de los cuerpos” (Página 28)

Hilda Vittar empieza su presentación en ese punto. Ella propone pensar los “desenganches de los cuerpos en la época” (Página 155)

La consonancia de este planteo con el anterior se ratifica en lo que se propone como el modo de leer que incluye “tanto el cuerpo social como el cuerpo subjetivo” (Página 159) y siempre a partir de acontecimientos.

Dicha lectura está sostenida en una hipótesis: “El mercado va produciendo, cada vez, más objetos de goce que no tienen nada que ver con el cuerpo propio” (Página 156)

Si lo imaginario queda desenganchado de lo simbólico y lo real, al quedar el objeto a “liberado” ¿cuál es el agarre del cuerpo? (Páginas 156-157)

Eso lleva a replantear el goce de la vida.

Podríamos resumir estos desarrollos en lo siguiente: una política, la del psicoanálisis, sostenida en la lectura del síntoma como acontecimiento del cuerpo. Pero aclarando: es del cuerpo propio al cuerpo social y retorno.

Cuando Carolina Córdoba aborda el término glocal, un neologismo, se pregunta si ese significante no podría pensarse…como síntoma. (Página 34)

Si después extendemos el término glocal a Globalitarismo (condensación de global y totalitario) podemos entender que: ”el poder globalitario…fuerza a los individuos a renunciar al mundo de la vida y restringir su existencia a la búsqueda de satisfacción en el consumo” (Página 46)

El goce de la vida no es el goce del consumo, el goce del cuerpo no es el plus de gozar.

Además aparece el término “individuo, el que Lacan utiliza para definir el síntoma social en “La tercera”.

De allí parte Silvia Sanmartino que plantea que en las democracias modernas “desarrollan una tendencia hacia el individualismo” (Páginas 67-68)

La “preocupante separación entre individuo y ciudadano que genera el individualismo” es la que corresponde a la separación entre sujeto e individuo. (Página 70)

En el consumo hay la abolición del sujeto. Individuo es: sin división. Ninguna pregunta en juego.

La ilusión que propone el mercado: “…ser los amos de nuestro cuerpo” (Página 84) o sea, obturar al sujeto.

Y Carolina Aiassa, a través de una idea de Agamben, la de vida desnuda apunta, desde otra perspectiva, a la misma cuestión ya que la vida desnuda implica “una degradación del sujeto de derecho, del sujeto jurídico, político y ciudadano, una degradación a un puro cuerpo” (Página 114)

¿Que queda del ciudadano espinosista tan contrario al esclavo?

Solo el nombre: ciudadano, pero ahora “ciudadanos del mundo somos para el consumo” (Página 117) O sea individuos sometidos al plus de gozar, lo que constituye un “sujeto degradado al cuerpo” (Página 118)

Por todo esto Agamben diría “que la politización de la vida desnuda como tal, constituye el acontecimiento decisivo de la modernidad” (Página 118)

Para concluir: lo que recorre todas las presentaciones que confluyeron en la revista, con el estilo de conversación que remarqué, con las diferentes perspectivas de abordaje, no escapan a una lógica que las sostiene a todas.

Ese es un logro de esta presentación que constituye su principal virtud: una orientación.

 

  

 

 


  

Contingencia Virtual (últimas publicaciones): 

 

Sentencia

"La época del trafico" (Entrevista a Luis Tudanca)

Segregaciones
Segregaciones II

¿Regimen del contragolpe?

Estado de(x)cepción
Estado de(x)cepción II

Números Anteriores

Para acceder a números anteriores (de edición virtual) en formato PDF, puede hacerlo haciendo click en nombre de aquella que resulte de su interes o en la imagen de la misma (ver banner mas abajo):

 

Revista Contingencia N°1 U.N.C. Zona Liberada (edición papel)

Revista Contingencia N°2 Impasse de la politica en Córdoba. La Feminización en la política nacional. (edición papel)

Revista Contingencia N°3 Secuestro y Liberación (edición papel)

Revista Contingencia N°4 Desprecio en Irak (edición papel)

Revista Contingencia N°5 Pandemias actuales (edición virtual)

Revista Contingencia N°6 Escándalo (edición virtual)

Revista Contingencia N°7 Matrimonio igualitario (edición virtual)

Revista Contingencia N°8 Las tomas (edición virtual)

 

Ediciones de Contingencia - Departamento Psicoanalisis y Politica

Compartir este articulo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn